LA CASA DEL DIABLO

casa diablo

(The House of the Devil) Ti West, 2008.

Rodada en 16 mm y con una soberbia fotografía que copia meticulosamente la estética del cine de los 70 y 80, estamos delante de un clásico moderno y uno de los films de terror más estimulantes de los últimos diez años.

casa diablo 4

En los años 80, una joven estudiante se ve forzada a aceptar un trabajo como canguro en una misteriosa casa en las afueras. Lo que inicialmente parece raro e inquietante, se irá transformando poco a poco en una auténtica pesadilla con secta satánica incluida.

casa diablo 8

Con un trabajo de casting y de arte encomiable, la película reproduce con auténtica fidelidad (nada de imposturas) la moda, los coches, la comida, los muebles y la tecnología (¡hasta aparece un walkman!) de los años 80. Al estar rodada con una película Fuji de 16, no sólo reproduce con luz una estética, es que rueda con el mismo negativo en el que se plasmaron los títulos más célebres del terror contemporáneo. La dominante con grano y tonalidad verde enfatiza el aspecto de estar viendo un metraje atrapado en otro tiempo.

casa diablo 5

La realización está muy estudiada, con dilataciones del tiempo, con un ritmo más pausado de lo habitual, dejando planos vacíos y bajando la cámara al suelo para lograr esos planos efectistas y con clima que captaron a tantas generaciones y que años después nos parecen una joya retro a reivindicar en las películas de bajo presupuesto. Es complicado rodar así, y West (The Roost, Cabin Fever 2, Los Huéspedes o V/H/S) consigue algo atmosférico, algo que hace que la primera parte del film transmita las mismas sensaciones que consiguieron en su momento títulos tan importantes como Halloween. Los planos encierran a la protagonista y los marcos de las puertas y ventanas la asfixian directamente. Los pasillos se hacen eternos y el recurso de la silueta y el claroscuro le dan eso que nos lleva al pasado, con las paredes empapeladas y las escaleras de madera…

casa diablo 7

No estamos ante un título lleno de efebos descerebrados, no; aquí, como en los 80, hay un conflicto social, con una joven con problemas reales como puede ser el dinero. Ella está aislada, sola y con pocos recursos. La compañera de piso siempre está durmiendo, su amiga es distante y plana, y existe un fuerte complejo de incomunicación con el mundo que la rodea, mediante teléfonos y un campus desolado (parece el sentimiento típico de aislamiento de finales de los 80 y que marcó profundamente toda la cultura popular de los 90). Después la chica lucha, lucha mucho y se defiende.

casa diablo 6

Si bien el incidente inductor (la necesidad de encontrar trabajo de canguro) está bien precedido y es justificable, a un servidor le parece que está resuelto de cualquier manera; al igual que el esoterismo vinculado al eclipse y a la secta. Se resuelve por plano o por un anuncio de radio o de televisión. Esa es la parte más endeble de la historia, junto con el descarrile argumental (casi atropello narrativo) que se sucede al final, con el tema satánico tan manido, rápido, injustificable (casi sacado de la manga) y previsible. Un cartel inicial juega con el espectador para hacerle creer que la historia está basada en un hecho real (un truco barato que sirve casi a modo de broma en una película de estas características); en mi opinión, sobra.

casa diablo 1

La sangre es digna del trabajo de iconos como Tom Savini, y la música recuerda a la de Goblin en los films de Bava, Fulci o Argento. Los insertos de la luna, el cementerio, los exteriores de la casa…lo más destacable.

casa diablo 2

El atrezzo es de lo mejor que he visto. Tiene todo lo que me gusta encontrar en el cine de los 80 de género: los personajes fuman, está muy presente la noche, el bosque, el frío, el silencio, hay un sótano, una escalera, un desagüe, camisas de cuadros, hay suplantación de identidad, etc. Los créditos merecen mención aparte (por sus pausas y por la estética de Grindhouse tarantiniana), así como los cameos de Dee Wallace (Aullidos, E.T., Critters) y Tom Noonan (Robocop 2, El Último Gran Héroe), ambos dos un sentido homenaje que por momentos, consigue trasladarnos al videoclub de la esquina.

casa diablo 3

A medio camino entre Babysitter Wanted (por cierto, del mismo año que esta) y el relato de Stephen King Abuela, la película está repleta de homenajes de altos vuelos: Halloween en la ambientación y la protagonista, La Matanza de Texas, en la furgoneta y la luz pulsada (también en el grano de la imagen), el cine de Corman sobre Poe (también a la Hammer), en el pentáculo y el ritual con luz de velas y antorchas, Carrie por la sangre sobre ella y su vestido, El Exorcista por los insertos de la cara del maligno, y La Semilla del Diablo (el eterno referente) por el culto y el engendro.

casa diablo 9

En definitiva, un título que no defrauda a los amantes del género más puristas; un guiño a todos los que coleccionamos los VHS’s de la época y flipábamos con este tipo de cine y su look; que promete en su inicio, va ganando en su desarrollo y se desinfla un poco hacia el final, justo cuando se le ve el plumero y se empecina en ser tan B que desperdicia parte de todo lo construido tan cuidadosamente al principio. No es una obra maestra, pero es un título de referencia; es efectiva y efectista; es estética y retro, sin más.

house_of_the_devil

 

Formado en historia del arte, comunicación y dirección de cine, es técnico en realización y producción de vídeo y televisión. Ha trabajado alquilando y vendiendo películas, y también como redactor. Combina la crítica con la escritura, y se considera un estudioso del lenguaje cinematográfico y un apasionado del cine clásico, de género y de autor.
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *