Entrevista: “Zona de caza” (2012). Jordi Romero

CARTEL-ZONA-DE-CAZA

El
pasado mes de octubre, nos presentamos a la proyección de
cortometrajes seleccionados al premio Brigadoon-Paul Naschy, dentro de
“Sitges 2012: 45 Festival internacional de cinema fantàstic de
Catalunya”.
Este año, los trabajos que se pudieron ver en el
concurso fueron los siguientes; “Project shell”, “Bariku
light”, “El martillo de las brujas”, “Estigma”, “Cuddly
toy”, “Regreso al futuro (un mundo extraño)”, “5º
Izquierda”, “Banane motherfucker”, “Gire a la izquierda”,
“Curvas”, “Old jazz”, “La noche de homoraus”, “Mamá”,
“Silent agony”, “Lvoluten osken”, “Zona de caza
” y “La
cruz”.

Finalmente, el premio fue otorgado por un fantástico
homenaje a los hombres lobo; “Zona de caza”, del realizador catalán Jordi Romero. Tras recoger su merecido galardón,
establecimos una conversación muy agradable con él, y ya que lo
teníamos entre nosotros, un servidor, aprovechó para realizar una pequeña
entrevista.

“Zona de caza” (2012) Jordi
Romero.



Argumento: Un mal día lleva a María a ahogar sus penas en un bar musical. Allí conoce a Nicolás, un misterioso joven que la invita a su casa en medio de la montaña.
María inicia un viaje a la profundidad del bosque, donde conocerá a toda la familia de Nicolás, y las oscuras intenciones que tienen en torno a ella.



En primer lugar, enhorabuena por el premio y por tan buen trabajo. Antes de profundizar en tú último cortometraje, ¿nos podrías explicar cuando nace Ozzypiuntur Producciones?

¡Muchas gracias! Ozzypiuntur nace en el Valle Hebrón, concretamente en 1996, con la unión de cuatro amigos para realizar un cortometraje llamado “The Scapers”. Tras la grata experiencia, repetimos con otro corto, este más largo y que se llamó Ozzypiuntur, y que como el anterior, era una historia de polis y narcotraficantes, protagonizadas por adolescentes!! Teníamos 17 años, y nuestras influencias en aquellos años fueron “Pulp Fiction” (1994) y “Desperado” (1995). Un dato curioso es que el nombre de la productora, Ozzypiuntur, surgió de una mala declinación del latín, cuando estaba en Bachillerato. Yo andaba pensando en no sé que cosas, y cuando me tocó declinar, pronuncié algo que hizo partirse de risa a toda la clase. Me marcó tanto que decidí utilizar el nombre para un cortometraje, y luego para la productora.

– ¿Cuáles son tus cortos más significativos
de Ozzypiuntur?



Bueno, hay unos cuantos… Creo que
llevamos más de 40 realizados, pero si hay que destacar unos
cuantos, empezaría porThe Scapers” (1996). Después “La invasión de los cocos andantes”, “O Limia, el río del olvido” y Space Monsters”. Quizás los cortos más significativos, son los que más
trabajo me han llevado. Pero si tuviera que elegir uno entre todos,
por temática, guión, personajes y la esencia de la historia en
general, me quedo con “Pinchito español”.


En “Zona de caza” podemos apreciar un característico homenaje al
desparecido Jacinto Molina (Paul Naschy), y tengo entendido que
llegaste a charlar con él para que fuese el protagonista de la
cinta. Cuéntanos, ¿cómo fue todo?


Sí, en un par de
ocasiones coincidimos, bueno, mas bien, le abordé para explicarle la
historia de Zona de Caza. Recuerdo que le dije: “Sr. Naschy, tengo
un papelito para usted en un corto sobre hombres lobos, serían pocos
días de rodaje…” Me interrumpe, y con tono soberano, me dice “Yo
no quiero papelitos, a mi dame un protagonista, ¡y más tratando
de hombres lobos!”. Tras sus imponentes palabras, pensamos en una
variación del corto, haciendo una historia llamada “El último
hombre lobo”, que era del tipo de nuestro cortometraje “Soy
Leyenda”
, pero al poco falleció, y decidimos volver a la idea
original, cambiamos el personaje del padre por una madre, y le
hicimos un guiño a Paul Naschy, en un plano del cortometraje. Una
pena no haber podido contar con él, hubiera sido grandioso, la
guinda.

– La verdad es que es curioso, un trabajo sobre
hombres lobo, ganador del premio
Brigadoon – Paul Naschy…


¡Estaba
todo programado! (risas) No, no, es broma… En realidad es una casualidad
del destino, y la suerte de estar en el momento adecuado, con el
proyecto oportuno. Este proyecto viene de antes de que el premio se
llamara Paul Naschy.

– Sino tengo mal entendido, es un
cortometraje que llevas muchos años en mente… ¿En que momento
decidiste empezar con él?


Hace
unos cuantos años que tenía la idea de una historia de hombres
lobos, pero era de aquellos proyectos complejos, que nunca me veía
preparado para sacarle jugo… Y el año pasado, tras “Space Monster”,
me decidí a abordar el tema, tras haber hecho unas 10 o 12 versiones
del guión. Teniendo siempre claro el tono del corto, pero no la
historia definitiva. Ahí entraron dos personas muy importantes, por
un lado David Jiménez y por otro Dani Moreno. Ambos aportaron algo
nuevo a la historia. David escribió unos diálogos coherentes y con
gracia, y Dani ajustó todo eso, en la historia que yo le había
contado mil veces, para que la acción siguiera predominando sobre la
palabra, y suya fue la inclusión de la escena del ritual, cargando
un clímax final al cortometraje, que capta la atención.

Una
vez tuve el guión definitivo de “Zona de Caza”, me paralicé. No
quería que aquellas potentes propuestas quedaran ridículas… Así
que me puse a convertir todo ese material que había mutado durante
años, en un material mio de nuevo. Y tras unos meses, me vi dispuesto a invertir en el proyecto. Mi proyecto final de curso.

Aparte de las ya mencionadas películas de Paul Naschy, ¿qué
influencias contiene “Zona de caza”?


Sin lugar a dudas, la famosa película de John Landis, “Un hombre lobo americano en Londres” (1981), por su mezcla de horror y pinceladas de comedia. Creo que sigo obsesionado, en como consigue ese equilibrio tan complicado, de hacerte esbozar una sonrisa mientras ves algo terrorífico, por ejemplo la primera transformación del protagonista, ¡antológica! Y yo, en la medida de lo posible, intenté extraer esa cierta fantasía, para hacer más amena y divertida Zona de caza.

En la cinta vemos unos curiosos efectos especiales, y en concreto,
una magnífica creación de un terrorífico lobo, ¿quién es el/la
autor/a de dicha bestia?

Cada
vez estoy más contento y asombrado de la suerte de haber contado
con, por un lado Mónica Mansilla, que se encargó del diseño de la
cabeza del hombre lobo, y Planeta Gus Fx, que hizo un gran esfuerzo
con del resto de efectos, como prótesis, sangre, el cuerpo del
hombre lobo… 

– Supongo que este año lo podremos ver en
diferentes festivales de ámbito nacional, ¿tienes pensado
distribuirlo a nivel internacional? Eventos como; “Rojo sangre”
(Buenos Aires), “Fantasporto” (Porturgal) …

Primero
lo queremos mover por festivales de Catalunya, y en los que ya hemos
participado antes con otros cortometrajes. A día de hoy estamos
seleccionados en varios festivales, como el Acocollona´t de Girona,
o el Antic Teatre Horror Show… Después, la idea es contactar con
una empresa de distribución de cortometrajes, y comenzar con unos 50
festivales, y ver que aceptación tiene.

– ¿Alguna
anécdota curiosa del rodaje?


Pues
hay una anécdota muy curiosa, pues 9 meses después nació el hijo
de Javier Lozano, jefe de producción, e Inma Catalán, su mujer y
también parte del equipo de “Zona de caza”, que echando cuentas,
“engendraron muy cariñosamente” a su hijo durante el rodaje del
corto y una noche de luna llena!! Habrá que estar atento con el
niño, no sea que se convierta en un pequeño licántropo.



El ritual satánico que podemos ver en “Zona de caza” es
extraordinario,… ¿Como transcurrió esa secuencia?



Esa
escena se grabó en una masía en Piera, y la verdad que esa parte en
concreto transcurrió muy tranquila, a un buen ritmo y en un ambiente
muy distendido. Teníamos la tranquilidad de grabar en un espacio
para nosotros solos, y que parecía un plató de cine, casi con la
decoración que necesitábamos. ¡Una maravilla! Tuvimos un poco de
cuidado y respeto con escena del desnudo, pero Alba Guilera demostró
una profesionalidad e implicación increíble. Sin lugar a dudas, el
motor de la historia. Ojalá todo el rodaje hubiera tenido esa
comodidad, pues hubieron otros días, como en el bosque, grabando
casi hasta las 4 o 5 de la madrugada, con mucho frío y cansancio.

– ¿Podríamos llegar a ver una secuela?

Quizás si se consiguiera financiación, se podría hacer el largometraje, con las historias completas de la protagonista, la familia de lobos y los cazadores. Y como el desenlace sería más o menos, este cortometraje. Nos ayudaría a conocer mejor las motivaciones e historias de cada personaje.

– ¿Algún proyecto en mente que nos puedas contar?

La idea es acabar “Espejo 2”, que la tenemos a medio grabar, y después seguir trabajando en el guión de “The Waiter”, basado en nuestro cortometraje “Pinchito español”, que cuenta la historia de un camarero asesino, de una manera divertida y bastante sangrienta. Todavía no sabemos si será una serie on line, o un largometraje. Todo dependerá del presupuesto que podamos conseguir.

                             

Editor de Ceremonia Sangrienta, fanzine dedicado al cine fantástico de todos los tiempos.
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *